domingo, 18 de abril de 2010

Seguridad en el Transporte de Materiales

SEGURIDAD EN EL TRANSPORTE DE MATERIALES

Ing. Jorge Alejandro Pereyra



El objetivo de la siguiente unidad es brindar la información y conceptos relacionados con el movimiento manual y mecánico de cargas, sus herramientas de ayuda y equipos mecánicos.



MOVIMIENTO MANUAL DE MATERIALES

Transporte y Almacenamiento



El manejo manual de los materiales es una labor que realizan algunos trabajadores

en forma circunstancial, otros como tarea específica.



Es frecuente que a raíz de actos o condiciones físicas inseguras se produzcan lesiones

con distintos grados de gravedad, esguinces, hernias, fracturas, fatiga muscular, etc. ; para evitarlos, se hace necesaria la adopción y estricto cumplimiento de una correcta técnica de levantamiento y transporte de cargas por parte de los trabajadores.



Los datos más importantes relativos a las operaciones de elevación y traslado pueden clasificarse en los siguientes ítem:







Tarea : Tamaño y peso del objeto.

Ubicación, altura.

Frecuencia de levantamiento.

Distancia a recorrer.



Persona : Sexo y edad.

Entrenamiento y aptitud.

Contextura física.



Ambiente : Temperatura y humedad.

Ventilación y Contaminantes aéreos.







Ventajas de la correcta manipulación de materiales



Aumentando los tiempos productivos, se reducen los costos.



Disminuyen las lesiones.



Mediante Técnicas correctas de trabajo, aumenta la producción.



Aprovechamiento de los espacios y altura.



Planificación para la manipulación de materiales



Identificar las características de los materiales.



Evaluar la factibilidad para la implementación de la manipulación de materiales.



Estudio de los movimientos del material para determinar el método a aplicar.

( dirección, frecuencia, volumen y distancia )



Causales de accidentes



Falta de capacidad física y / o coordinación al actuar en conjunto.



Falta o mal uso de los equipos auxiliares y / o de los EPP.



Técnica incorrecta de levantamiento y traslado de la carga.



Levantamiento de peso excesivo y / o de tamaño inadecuado.



Camino de circulación en mal estado.





Pesos máximos // OIT



Se tendrá en cuenta las características fisiológicas de los trabajadores, la naturaleza

del trabajo y las condiciones del medio en que esta se efectúa.

Para casos ocasionales y hombres vigorosos con alto rendimiento se permiten 50 kg.



Años HOMBRES MUJERES Observaciones

18 a 20 23 14 Si son repetitivos

20 a 35 25 15 disminuir el peso

35 a 50 21 13 en un 25 %





Levantamiento manual de carga



Para levantar o transportar cargas es preciso que el centro de gravedad del cuerpo se encuentre en la línea vertical que pasa por el centro de la carga, situado sobre el interior del polígono de sustentación, que es la superficie comprendida entre los pies del operario. Sólo de esta forma se podrá conseguir un equilibrio estable.

Al levantar una carga se deben flexionar las piernas, manteniendo el tronco erguido, de forma que la columna vertebral actúe como una auténtica columna y las piernas como resortes de elevación.

La espalda arqueada, en posición de "lomo de gato", y las piernas extendidas suponen una actitud vertebral no ergonómica y tarde o temprano llegarán a producir una hernia discal o lumbalgia de esfuerzo, peligro real del que dan sobrada fe las estadísticas de accidentes y que es independiente de los posibles desgarros musculares debidos al forzado alargamiento de los músculos de la espalda.



Técnica individual de levantamiento :



1- Mantener los pies ligeramente separados, uno junto al objeto y el otro detrás.



2- Con la espalda recta casi vertical, levantar la carga, sin tirón brusco;

el esfuerzo debe ser efectuado principalmente por las piernas y los brazos.



3- Mantener la carga con agarre firme, apoyada al cuerpo y el peso repartido

sobre los brazos.













Medidas de seguridad



Considerar el tamaño, peso y forma de los objetos que habrán de levantarse y trasladarse,

nunca levantar una carga superior a la que pueda manejarse cómodamente, solicitar ayuda

a un compañero de ser necesario.



Inspeccionar visualmente los objetos o materiales a transportar, para descubrir astillas,

bordes cortantes, superficies irregulares, resbaladizas o mojadas.



Conocer el estado del camino a recorrer con la carga, los desniveles o escalones en el piso,

y la distancia y el tiempo estimado para transportar la misma.



Para prevenir lesiones, considerar la utilización de equipos de ayuda como guantes, ganchos, rodillos, palancas, carretillas, etc..



Tener siempre visibilidad del trayecto a recorrer, nunca llevar una carga que impida ver por sobre o el costado de esta, y asegurarse que el camino este libre de obstáculos o líquido derramado, con el que se pueda tropezar o resbalar.



De trasladar una carga en cada brazo, que esté el peso distribuido en forma simétrica.



El traslado de sustancias peligrosas debe ser realizado por personal idóneo, el cual usará,

los elementos de protección correspondiente.



Los objetos pesados se tratarán de almacenar a la altura de la cintura.



Para levantar un objeto a una altura superior a los hombros, primero levantarlo hasta la cintura apoyarlo en ella o en un banco, luego se eleva doblando y extendiendo las piernas.



La persona y el material deben colocarse en posición tal que no obligue a doblar el cuerpo cuando

el material es trasladado ; al cambiar de dirección girar todo el cuerpo incluyendo las piernas.



Al pasarse materiales de un trabajador a otro, evitar que el peso se exceda de 5 kg.

Se debe lanzar una unidad a la vez, con movimientos sincronizados ;

y la distancia entre trabajadores no debe exceder de los 4 metros.







Carretillas manuales



Conservar el centro de gravedad de la carga tan bajo como sea posible,

colocando los objetos pesados debajo de los livianos.



Dejar que la carretilla transporte la carga, el operario debe solamente equilibrarla y empujarla,

a una velocidad segura y bajo control.



Colocar la carga mas pesada adelante, para que el peso sea llevado por el eje y no por la manijas, de manera que no se deslice, se mueva o se caiga.















TABLA XIX: Riesgos y medidas preventivas en las operaciones de manejo de materiales

Operación Riesgos o lesiones Medidas preventivas

Carros o camiones en movimiento. Atropellamiento por tren, carro o camión Distancia suficiente entre las desviaciones y las vías y estructuras fijas, verjas, señales de alarma o letreros, barandales, pasos a desnivel; vigilancia del movimiento de vagones, localización adecuada de las vías de tránsito y de las puertas de acceso a los edificios, iluminación adecuada de los patios; eliminación de objetos sobre los que se pueda tropezar.

Descarga de carros y camiones Pies y manos desgarrados o aplastados, escoriaciones, dislocaduras, caídas, debilitamiento de la salud a causa del polvo, emanaciones o sustancias químicas. Herramientas y equipos apropiados; adiestramiento cuidadoso y vigilancia de los trabajadores, para que empleen métodos seguros de trabajo; equipo de protección personal, iluminación adecuada.

Descarga y limpieza de carrostanque. Sofocación o envenenamiento al penetrar en los tanques; quemaduras causadas por ácidos; caídas desde los carros; explosión de gases inflamables; choque eléctrico provocado por extensiones. Probar el aire de los carros, lavar con vapor o agua los carros, ventilarlos; usar cascos para trabajo al aire libre, empleo de soga salvavidas y de un vigilante fuera del carro: adiestramiento; vigilancia; escaleras, plataformas, herramientas y equipo adecuados; sogas, extensiones y luces de seguridad; ropa protectora.

Apertura de materiales en pocas, jaulas o barriles. Cortaduras y raspaduras a causa de cantos agudos; heridas causadas por clavos; dislocamiento por levantar grandes pesos; heridas causadas por la herramienta. Espacio de trabajo adecuado; herramienta adecuada, adiestramiento; vigilancia, buen gobierno y orden; protectores para las manos, los pies y las piernas; buena iluminación.

Apilamiento de materiales. Lesión al caer los materiales; hernias por levantar grandes pesos; caídas lesiones en los pies; lesiones en los dedos de las manos.

Transporte de materiales y artículos en proceso de fabricación Atropellados por camión; manos laceradas o escoriadas al quedar debajo de objetos pesados; pies lastimados; caídas sobre objetos sueltos; dislocaduras; quedar prensado por la maquinaria usada en el transporte del material. Tránsito debidamente planeado, corredores libres; operadores adiestrados en el manejo de vehículos de motor; vagones de mano del tipo apropiado; espacio adecuado para colocar los materiales en las máquinas o en otros lugares; buen gobierno y orden; protección completa de todas las peligrosas en movimientos; buena conservación del equipo y de los pisos.

Preparación de embarques... Dislocaduras, lesiones causadas por la herramienta, caídas. Orden; capacitación; equipo adecuado; espacio suficiente; vigilancia.

Manejo de ácidos, sustancias cáusticas, peligrosas volátiles. Equipo especial para el manejo de esas sustancias; equipo de protección personal; obreros especialmente adiestrados; pruebas de susceptibilidad a determinadas sustancias, hechas a los obreros.

Manejo de material o artículos en las máquinas o en los procesos de fabricación. Raspaduras, cortadas, escoriaciones y dislocaciones en las manos y los brazos; heridas en los pies, dermatosis (especialmente en la industria química y otras similares); lesiones en los ojos a causa de partículas que vuelan; quemaduras (al soldar o forjar). Guantes protectores de cuero para las muñecas y las manos; delantales, zapatos de seguridad, gafas; reducción del manejo por medio de la distribución adecuada de las máquinas y los procesos y el estudio de los movimientos; sustitución por sustancias menos tóxicas; métodos especiales de manejo que se adapten a las circunstancias.









APARATOS DE ELEVACION Y TRANSPORTE ELEVADO DE CARGAS

Una variedad de modelos que se adaptan a las necesidades particulares de cada trabajo o maniobra, entre las que podemos destacar :

Puente grúa. — Una estructura horizontal apoyada en sus extremos en dos caminos de rodadura elevados, sobre los que puede trasladarse en sentido longitudinal a la nave en que esté situada. Sobre la estructura o puente se desliza un carro en sentido transversal, cubriendo de esta forma toda la superficie de la nave. En este carro va instalado un gancho elevador, pudiendo contar también con otro gancho auxiliar para cargas más pequeñas.

Grúa pórtico. — Una estructura de pórtico se desliza sobre dos caminos de rodadura colocados en el suelo. La parte horizontal de la estructura puede volar sobre alguna de las verticales y dispone también de un carro que se traslada transversal mente y en el que están situados los mecanismos de elevación.

Grúa semipórtico. — Los dos caminos de rodadura están situados a distinto nivel, uno en el suelo, sobre el que se apoya la pata del pórtico, y el otro elevado, sobre el que se apoya la estructura horizontal.

Ménsula. — Una estructura horizontal se apoya y gira sobre un punto situado en una pared vertical. Un gancho elevador puede tomar distintas posiciones sobre la estructura cubriendo un área semicircular con centro en el punto fijo de la pared y radio de la longitud de la estructura horizontal.

Polipasto de cadena. — Sujeto a un punto fijo elevado, un mecanismo de cadenas que desliza sobre poleas hace mover un gancho elevador mediante el esfuerzo manual aplicado a un reductor.

Grúa pluma de puertos. — Sobre cuatro patas que deslizan por dos caminos de rodadura va situada una estructura giratoria que sostiene una pluma de inclinación variable de la que pende el gancho elevador. Una variante muy empleada es la grúa cigüeña, con la pluma quebrada en su extremo superior.

Polipastos y poleas. — Sistemas de elevación manuales a base de combinaciones de cuerdas y poleas.

Grúas automóviles sobre orugas o neumáticos. — De una cabina giratoria situada sobre orugas parte una pluma abatible sobre la que desliza el cable elevador. Frecuentemente se suelen poder añadir suplementos a la pluma, con el fin de aumentar su longitud.

Estos tipos dan lugar a una serie de variantes casi tan amplia como el número de fabricantes, a la vez que un mismo aparato puede variar según las piezas que se acoplen. Muchos de los aparatos descriptos pueden sustituir el gancho de elevación por cucharas, electroimanes, yugos, grapas o cualquier otro mecanismo sujetador de cargas.

Así, pues, ante la imposibilidad material de transcribir normas específicas de seguridad para cada tipo de los descriptos, señalamos a continuación las medidas generales que se pueden aplicar a la mayoría o a una gran cantidad de los mismos, separándolas en grupos que conciernen, respectivamente, a los siguientes apartados:

Estructura y Mecanismos

Las grúas serán diseñadas y construidas de tal manera que todas sus partes puedan ser lubricadas e inspeccionadas con seguridad cuando la grúa no esté en operación.

Los extremos de los carriles de las grúas móviles y de los carros de traslación irán provistos de topes o dispositivos amortiguadores de parada.

Todas las ruedas sobre carriles a las cuales pueda tener acceso el personal se cubrirán con dispositivos guardarruedas de un perfil y forma tal que puedan empujar o levantar una mano, brazo o pierna, hacia afuera del carril.

Los accesos a las grúas deben proyectarse con seguridad, de forma que el maquinista no haya de saltar por huecos, andar por vigas o sortear obstáculos peligrosos para llegar a la cabina. Esta se procurará que sea accesible desde una escalera o plataforma y en caso contrario se utilizará una escalera con quitamiedos.

En las cabinas de los puentes grúas es conveniente que exista una escala o cuerda de nudos, para el caso en que por avería u otra causa el maquinista deba abandonarla lejos del acceso habitual. Las grúas cuya estructura deba ser accesible al personal deben proveerse de plataformas y pasillos con barandillas y rodapiés. Igualmente se colocarán accesos seguros.

Las grúas móviles maniobradas desde ellas mismas estarán equipadas con cabinas para los operadores y todo el equipo de control estará construido con materiales resistentes al fuego y en las grúas que trabajen en el exterior será también a prueba de la inclemencia del tiempo. La cabina se situará de forma que el gruísta tenga visibilidad completa sobre las operaciones a realizar y quede completamente resguardado de las emanaciones, radiaciones o proyecciones del material que maneja, procurando siempre que en el interior de la cabina haya una temperatura normal.

Las estructuras metálicas de las grúas con dispositivos eléctricos de tracción o auxiliares deben estar provistas de un adecuado sistema de puesta a tierra. Las grúas situadas en intemperie dispondrán de dispositivo de anclado para el caso de tormentas.

Todas las grúas llevarán señalada, con caracteres visibles desde el suelo, la carga máxima de elevación y si ésta fuese variable el gruísta tendrá a su disposición en la cabina una tabla de cargas admisibles.

No se podrán utilizar dispositivos capaces de producir chispas en ambientes de vapores inflamables o explosivos.

Las grúas móviles estarán equipadas con sirenas o cualquier otro dispositivo acústico, para que el operador pueda avisar a las personas que puedan estar en peligro debido al movimiento de la grúa o de la carga.

Los frenos de las grúas deben encontrarse siempre en buen estado de seguridad y se probarán al comienzo de la jornada de trabajo. Se revisarán, de ser posible, todos los días, especialmente el de elevación.

Los limitadores de carga de las grúas serán accionados directamente por el motor izador o por el gancho de la grúa y estarán directamente enclavados con el mecanismo de frenado, de manera que aplique este último y evite el descenso accidental de la carga.

Todas las grúas móviles deben estar provistas de limitadores de final de carrera, independientemente de los topes que se hayan colocado. Estos finales de carrera pueden ser de traslación para puentes, estructuras y carros de orientación para plumas y estructuras giratorias y de elevación para plumas y ganchos de grúas. Se revisarán frecuentemente y debe prohibirse que el operador los utilice para el frenado habitual.

Además del conmutador principal de la cabina deberá instalarse sobre la misma un segundo conmutador general, accesible desde el pasillo o plataforma exterior a la misma, si los hubiere, y capaz de ser fijado en su posición de desconectado.





Explotación

No es suficiente contar con la grúa ideal para las operaciones que se han de realizar y lograr un perfecto funcionamiento sino que es necesario utilizar también al hombre ideal, que en este caso no puede ser otro que un gruísta experimentado.

El trabajo normal de un gruísta consiste en la elevación y transporte de cargas, así como la presentación y colocación exacta de grandes elementos prefabricados para ser incorporados a la estructura que se está construyendo. Es un trabajo de habilidad que requiere una importante concentración mental y nerviosa.

No se debe contar con gruístas de ocasión, sino que se empleará personal instruido y especializado.

Las cualidades mínimas indispensables para poder desempeñar el oficio son:

— Visión normal o perfectamente corregida con el uso de lentes apropiados.

— Audición normal.

— No estar sujeto a pérdidas temporales del sentido (epilepsia, desórdenes cardíacos)

— No padecer vértigo invencible.

— Inteligencia e instrucción medias, pero, sobre todo, buen sentido y el espíritu de decisión indispensable.

— Fuerza muscular media.

No se debe atender solamente a las cualidades del gruísta, pues a veces los operarios que le rodean pueden tener tanta importancia como él en la responsabilidad de las maniobras.

El encargado debe ser quien ordene la ejecución de los trabajos y, por tanto, debe saber cuáles de ellos se pueden realizar y cuáles no. Conocerá las condiciones de utilización de la grúa, dando normas que hagan respetar los límites de las mismas, así como las reglas de prioridad en el caso de que el campo de acción de varias grúas pueda llegar a sobreponerse.

El enganchador tiene la responsabilidad de las cargas. Deberá poder evaluar correctamente el peso de las que es preciso elevar, y señalar al gruísta las maniobras necesarias para la elevación y el transporte.

Siempre que el gruísta no tenga visibilidad directa sobre la carga que haya de trasladar, el señalizador le indicará.

El operador de la grúa no debe estar nunca colocado en los entramados de la estructura metálica. Su puesto está en la cabina, sobre el suelo o sobre una plataforma en condiciones de seguridad, según sea el lugar donde se encuentren situados los mandos o botonera del aparato.

Se debe prohibir el acceso, estancia o traslado por los entramados o pasillos de la grúa cuando ésta está en movimiento, y en caso de hallarse parada, si el personal no utiliza el adecuado cinturón de seguridad. Por otro lado, los rodamientos de las poleas deben tener cajas de grasa que hagan innecesario el acceso a la grúa durante la explotación.

El gruísta no debe realizar más de una maniobra a la vez, cuando se dispone a elevar una carga, con el fin de imposibilitar los tiros oblicuos los cuales se han de prohibir en absoluto. Nunca se debe permitir el arranque con la grúa de cargas sujetas o pegadas al suelo o a los muros.

En las grúas pluma y torre de construcción se prestará la máxima atención a la acción del viento sobre las cargas de gran superficie. Cuando sea necesario elevar una carga de dilatada área, se supondrá una sobre carga de una tonelada por cada metro cuadrado de superficie de la misma.

Debe prohibirse totalmente el estacionamiento bajo cargas suspendidas, así como el traslado o maniobras del personal agarrado al gancho o subido sobre la carga.



CUERDAS, CABLES Y CADENAS

El manejo y movimiento mecánico de material suele precisar al empleo de cuerdas, cables y cadenas con sus respectivos enganches y montajes. Informarse de los riesgos que el empleo de este equipo representa, para protegernos contra ellos.

Para usar con seguridad cuerdas, cables y cadenas, sin omitir sus accesorios, es indispensable saber las cargas máximas o tensiones admisibles que podemos imponer al material sin causarle daño, la cual es igual al cociente entre la tensión de rotura y un factor o coeficiente de seguridad, función del material y su uniformidad, tipo de esfuerzo, variación de temperatura y del tiempo de uso. El coeficiente indica el margen que tiene el material para resistir esfuerzos.

Si el fabricante da a conocer las cargas límite, éstas no se podrán exceder. En su defecto, las cargas límite que suministran los reglamentos de seguridad serán las que se usen para determinar las cargas límite, que toleran las diversas clases de equipo.

Cuerdas de fibra

Las cuerdas de fibra deberán ser de cáñamo de Manila de la mejor calidad o cáñamo de igual calidad, capaces de soportar una carga de por lo menos 800 Kg / cm2.

Todas las cuerdas deberán tener una etiqueta metálica que indique las características de las mismas. Antes de ser puestas en servicio, y mientras se empleen, se examinarán para investigar raspaduras, fibras rotas, cortes, desgastes, etcétera.

Cuando las cuerdas se corten en una longitud requerida se aplicará a cada lado del lugar donde se intente cortar una ligadura de los hilos.

Las cuerdas no serán arrastradas sobre superficies ásperas o por donde puedan entrar en contacto con arena, arcilla, cascarilla, etc. Cuando estén mojadas se colgarán en un lugar seco, manteniéndolas alejadas del calor excesivo hasta que estén secas.

Por la tabla XIII, se pueden calcular las cargas límite para varias cuerdas de Manila y eslingas de cuerda de Manila a diversos ángulos.



Tabla XIII: Cargas límite para cuerdas de Manilla (En Libras o Toneladas de 2.000 Libras)

Circunferencia Diámetroen pulgadas Un tirante 60º 45º 30º





Lbs.

1 5/16 200 346 282 200

1 1/4 7/16 350 605 493 350

1 1/2 1/2 530 915 798 530

1 3/4 9/16 690 1,190 973 690

2 5/8 880 1,520 1,240 880

2 1/4 3/4 1,080 1,870 1,520 1,080

2 1/2 13/16 1,300 2,250 1,830 1,300

3 1 1,800 3,120 2,540 1,800

Tons Tons Tons Tons

3 1/2 1 1/8 1.2 2.1 1.7 1.2

3 3/4 1 1/4 1.35 2.3 1.9 1.35

4 1 5/16 1.5 2.6 2.1 1.5

5 1 5/8 2.25 3.9 3.2 2.25

Ganchos

Los ganchos de las grúas deberán ser forjados o compuestos de chapas de acero suave, resistente al envejecimiento y con tratamiento térmico adecuado. Tendrán aristas redondeadas y una forma o dispositivo que impida el desenganche imprevisto de las cargas.

Se cuidará de corrosiones, frotamientos, golpes o esfuerzos que los deformen.

Se retirarán del servicio y se inutilizarán cuando no presenten seguridad debido a haberse sometido a sobrecargas o tener deformaciones, acritud, etc. También serán retirados cuando su sección crítica haya sufrido una disminución igual o mayor que el 20% de la misma, o presenten grietas, estrías, etc., que, una vez eliminadas con lima o muela, den lugar a una disminución igual a aquéllas.

Por las recomendaciones que haga el fabricante se calcularán las cargas límite para los ganchos de diversos tipos y tamaños que se especifiquen e identifiquen. Los ganchos a los cuales no se puedan aplicar las recomendaciones del fabricante, se probarán al doble de la carga límite antes de estrenarlos. La empresa llevará un registro de las fechas y los resultados de esas pruebas.

Se inspeccionarán periódicamente, por si se han sobrecargado, doblado o deformados.

Cables

Los cables estarán fabricados conforme a las especificaciones establecidas, serán de construcción y tamaño adecuado para las operaciones a que se destinen y estarán libres de defectos.

Los ojales y los lazos para los ganchos, anillos y demás partes de los cables estarán provistos de guardacabos adecuados.

Los cables se eliminarán del servicio cuando su resistencia sea afectada por alambres rotos, gastados o que presenten corrosión.

La dimensión, composición del cable y la carga máxima útil admisible, serán marcada en todos los cables por medio de etiquetas metálicas o de otra manera adecuada.

Los cables estarán libres de coca, nudos, partes aplastadas y variaciones irregulares del diámetro, como suele suceder cuando el ama se deteriora por rotura o por quemadura, si es textil. No se unirán con nudos ni se anudarán para otros fines.

Se evitarán los desperfectos que puedan causar las aristas vivas de las cargas, interponiendo tacos de material blando, como madera, etc.

No se expondrán al fuego y los de alma textil no se utilizarán donde estén expuestos a temperaturas que la dañen o quemen, en cuyo caso deberán emplearse los de alma metálica.

Los extremos de los cables se ligarán para evitar que los cordones se suelten; lo mismo se hará en caso de tener que cortarles.

Todos los cables serán inspeccionados cuidadosamente a intervalos regulares y sus enlaces, grapas o abrazaderas se ajustarán si presentan señales de desajuste.

Los cables serán tratados a intervalos regulares con lubricantes adecuados, libres de ácidos o sustancias alcalinas, para conservar su flexibilidad y la oxidación.

Por las tablas XIV y XV se pueden calcular las cargas límite para varios cables de alambre mejorado de acero de arado de diversos tamaños y clasificaciones, y eslingas de cable de alambre de acero de arado de diversos tipos de cabos.

Para tamaños, clasificaciones y grados no incluidos en estas tablas, se tomarán las cargas límite que recomienda el fabricante para productos específicos identificables, siempre y cuando el factor de seguridad límite en ningún caso baje de cinco (5).





Tabla XIV: Cargas límite para cables de alambre de acero de arado de alma independiente, cable de alambre y eslingas de cable de alambre (En toneladas de 2.000 libras)

Diámetro deCable.Pulg. Un tirante Brida, o enganche de canastilla de dos tirantes

Vertical Eslinga de estrangulación Vertical 60º 45º 30º

A B C A B C A B C A B C A B C A B C

6 x 19 Clasificación 6 x 19 Clasificación

¼ .59 .56 .53 .44 .42 .40 1.2 1.1 1.0 1.0 .97 .92 .83 .79 .75 .59 .56 .53

3/8 1.3 1.2 1.1 .98 .93 .86 2.6 2.5 2.3 2.3 2.1 2.0 1.8 1.8 1.6 1.3 1.2 1.1

½ 2.3 2.2 2.0 1.7 1.6 1.5 4.6 4.4 3.9 4.0 3.8 3.4 3.2 3.1 2.8 2.3 2.2 2.0

5/8 3.6 3.4 3.0 2.7 2.5 2.2 7.2 6.8 6.0 6.2 5.9 5.2 5.1 4.8 4.2 3.6 3.4 3.0

3/4 5.1 4.9 4.2 3.8 3.6 3.1 10 9.7 8.4 8.9 8.4 7.3 7.2 6.9 5.9 5.1 4.9 4.2

7/8 6.9 6.6 5.5 5.2 4.9 4.1 14 13 11 12 11 9.6 9.8 9.3 7.8 6.9 6.6 5.5

1 9.0 8.5 7.2 6.7 6.4 5.4 18 17 14 15 15 12 13 12 10 9.0 8.5 7.2

1 1/8 11 10 9.0 8.5 7.8 6.8 23 21 18 19 18 16 16 15 13 11 10 9.2

6 x 37 Clasificación 6 x 37 Clasificación

1 1/4 13 12 10 9.9 9.2 7.9 26 24 21 23 21 18 19 17 15 13 12 10

1 3/8 16 15 13 12 11 9.6 32 29 25 28 25 22 22 21 18 16 15 13

1 1/2 19 17 15 14 13 11 38 35 30 33 30 26 27 25 21 19 17 15

1 ¾ 26 24 20 19 18 15 51 47 41 44 41 35 36 33 29 26 24 20

2 33 30 26 25 23 20 66 61 53 57 53 46 47 43 37 33 30 26

A - Sujetacabos de encastre cerrado o grapa estampada. B - Sujetacabos mecánico de casquillo.C - Sujetacabos de empalme ajustado a mano.



Empleo seguro del equipo

No se izará carga alguna sin antes estibarla y asegurarla de modo que su acarreo no constituya peligro para la persona o la propiedad.

Si la carga se bambolea, se le pondrá una cuerda para estabilizarla y dirigirla.

Si las eslingas cuelgan, de un perno de argolla, se hará lo conducente —recurriendo a separadores si fuere necesario— para que su ángulo de fuerza no exceda de 20° en relación con el eje del perno.

Le acompañarán las eslingas si tienen que pasar sobre material de aristas orillas afiladas para evitar abolladuras o cortaduras.

Si las eslingas no están en uso, se colgarán sus cabos en los ganchos.

No se permitirá a ningún empleado montar en el gancho o la carga de la eslinga.

La supresión de los riesgos por el movimiento de materiales es sólo uno de los factores que integran el programa completo de seguridad.



Problema :

Deseamos levantar un peso de 100 Tn con una línea de acero de T = 37 kg/cm2, el cable tiene una formación de 36 hilos y un K = 5.

— Calcular la sección necesaria para cada hilo.

P' = P x K

P' = 100 Tn x 5 = 500 tn = 500.000 kg.

T = 37 kg/cm2

Formación cable = 36 hilos

Sección = p.r2



Problema Nº 2:

Si tenemos un cable de acero de formación o/ 1 mm x 36 hilos de material T= 90 kg/mm2 con un K= 4.

— Calcular la carga necesaria que puede elevar.

Desarrollo

K= 4 // T= 90 kg/mm2

S= 1 mm o/ x 36= Þ . r2 x 36= 28,27 mm2

P'= P x 4 P= 90 Kg/ mm2 x 25.27 mm2 / 4 = 637 Kg



Grampas para cables de acero

A) La base de la grampa (1) debe apretar el tramo más largo del cable, en cuanto la “c” (2) sobre el tramo más corto. Se verificará el toque de la tuerca que ajusta la grampa.

B) No se deberán poner invertidas unas con otras directamente.

C) Las grampas deben tener una disposición siguiente con respecto al diámetro.



o/ Cable 6 9,5 13 16 22 50

Cantidad mínima de Nº de grampas 3 3 3 3 4 8

Distancia entre grampas en mm 50 62 75 45 133 305





Tabla XV: Cargas límite para cable de alambre de acero de arado mejorado de alma de fibra, y eslingas de cable de alambre (En toneladas de 2.000 libras)

Un tirante Brida, o enganche de canastilla de dos tirantes

Vertical de estrangulación Vertical 60º 45º 30º

A B C A B C A B C A B C A B C A B C

6 x 19 Clasificación 6 x 19 Clasificación

1/4 .55 .51 .49 .41 .38 .37 1.1 1.0 .99 .95 .88 .85 .77 .72 .70 .55 .51 .49

3/8 1.2 1.1 1.1 .91 .85 .80 2.4 2.2 2.1 2.1 1.9 1.8 1.7 1.6 1.5 1.2 1.1 1.1

1/2 2.1 2.0 1.8 1.6 1.5 1.4 4.3 3.9 3.7 3.7 3.4 3.2 3.0 2.8 2.6 2.1 2.0 1.8

5/8 3.3 3.1 2.8 2.5 2.3 2.1 6.7 6.2 5.6 5.8 5.3 4.8 4.7 4.4 4.0 3.3 3.1 2.8

3/4 4.8 4.4 3.9 3.6 3.3 2.9 9.5 8.8 7.8 8.2 7.6 6.8 6.7 6.2 5.5 4.8 4.4 3.9

7/8 6.4 5.9 5.1 4.8 4.5 3.9 13 12 10 11 10 8.9 9.1 8.4 7.3 6.4 5.9 5.1

1 8.4 7.7 6.7 6.3 5.8 5.0 17 15 13 14 13 11 12 11 9.4 8.4 7.7 6.7

1 1/8 10 9.5 8.4 7.9 7.1 6.3 21 19 17 18 16 14 15 13 12 10 9.5 8.4

6 x 37 Clasificación 6 x 37 Clasificación

1 1/4 12 11 9.8 9.2 8.3 7.4 25 22 20 21 19 17 17 16 14 12 11 9.8

1 3/8 15 13 12 11 10 8.9 30 27 24 26 23 20 21 19 17 15 13 12

1 1/2 17 16 14 13 12 10 35 32 28 30 27 24 25 22 20 17 16 14

1 3/4 24 21 19 18 16 14 48 43 38 41 37 33 34 30 27 24 21 19

2 31 28 25 23 21 18 62 55 49 53 48 43 43 39 35 31 28 25

A - Sujetacabos de encastre cerrado o grapa estampada. B - Sujetacabos mecánico de casquillo.C - Sujetacabos de empalme ajustado a mano.



Donde se emplean grapas de horquillas para formar los guardacabos para cables de alambre, el número y la separación de las grapas se calcularán por la tabla siguiente. La grapa de horquilla se pondrá de modo que la parle "U" sea la que abrace al cabo muerto del cable.





















Cadenas

Las cadenas para izar y para eslingas serán de acero, conforme a especificaciones y los anillos, ganchos, argollas, grilletes giratorios y extremos de las cadenas de izar y eslingas de cadena deberán ser del mismo material de las cadenas a las cuales van fijadas y se someterán a los mismos ensayos e inspecciones.

Las cadenas serán retirados de servicio cuando no presenten seguridad, por haber sido sometido a sobrecargas o tener, en alguna de sus partes, torceduras, deformaciones, alargamientos, grietas, desgastes, soldaduras defectuosas, acritud si son reconocidas o destemples si están tratadas, etc. Cuando por alguna de estas causas no puedan ser reparadas adecuadamente, deberán ser definitivamente inutilizadas.

Todas las cadenas y eslingas, nuevas o reparadas, serán sometidas a ensayos de tensión antes de ponerse en servicio, y posteriormente de forma periódica; la carga admisible que pueden levantar será estampada en etiquetas sujetas a uno de los eslabones.

Las cadenas deben ordenarse antes de su uso hasta dejarlas libres de cocas, nudos y torceduras.

Cuando haya que levantar objetos con aristas agudas se colocarán almohadillas o tacos de material blando, por ejemplo, madera, entre dichas aristas y las cadenas.

Nunca se empalmarán cadenas rotas mediante nudos, alambrado de eslabones, insertando tornillos entre eslabones o pasando un eslabón a través de otro o insertando un tornillo para que le sostenga. Podrán efectuarse empalmes para reparaciones de emergencia y provisionales, mediante el empleo de los grilletes especiales que existen para este objeto.

Se cargarán menos en tiempo frío, especialmente si la temperatura es inferior a 0º C. No se emplearán en trabajos en que puedan llegar las cadenas a una temperatura igual o superior a 100ºC.

En caso de que sea imprescindible enganchar el gancho a la cadena, se hará pasando alrededor de ésta la abertura del gancho.

Cuando las cadenas no se empleen, se colgarán sobre caballetes o ganchos, de tal manera que los operarios que las manejan no estén expuestos a un esfuerzo excesivo al levantarlas y en condiciones tales que se reduzca al mínimo la oxidación.

Cadenas y eslingas de cadena

Por las tablas XVI y XVII se puede calcular la carga límite para varias cadenas y eslingas de cadena de hierro forjado y acero de diversos tamaños, salvo que se permitan cargas límite, más altas, si el fabricante las recomienda para productos específicos.

El desgaste entre eslabones, no acompañado de estiramiento que exceda del 5 %, bastará para que la cadena se retire del servicio en cuanto el desgaste límite llegue a la tolerancia que abajo se indica en cualquier punto de la cadena.

Las eslingas se retirarán del servicio en cuanto una de sus cadenas muestre al medirse un aumento de longitud que exceda del 5 %, debido a estiramiento; así como cuando se doble fuerza o en otra forma se dañe un eslabón se aprecien empalmes bordeados, soldaduras defectuosas u otro desperfecto.

Se revisarán las cadenas de cada eslinga antes de usarse y minuciosamente, cada 3 meses por lo menos. A cada cadena, se le pondrá una marca que indique el mes en que se inspeccionó. La inspección incluirá al desgaste, soldaduras defectuosas, deformaciones, aumento de longitud y estiramiento.

Toda reparación a las cadenas se hará bajo la supervisión de personal capacitado. Los eslabones o partes de la cadena defectuosa se repondrán por eslabones de la dimensión correcta y material idéntico al de la cadena.

Las cadenas que se reparen se probarán bajo la carga límite de prueba que recomienda el fabricante. Las cadenas de hierro forjado y uso constante, se recocerán y normalizarán a intervalos no mayores de 6 meses si el fabricante así lo recomienda.



Medida de la cadena en pulgadas Tolerancia desgaste máximo en fracción de pulgadas

1 ¼ (9/32) 3/64

1 3/8 5/64

1 1/2 7/64

1 5/8 9/64

1 3/4 5/32

1 8/16

1 1/8 7/32

1 1/4 1/4

1 3/8 9/32

1 1/2 5/16





TABLA XVI: Cargas límite para cadenas de acero forjado(En libras o toneladas de 2.000 libras)

Tamaño nominal del material (pulgadas) Un tirante 60° 45° 30°

Libras Libras Libras Libras

1 1/4 1,060 1,835 1,500 1,060

1 5/16 1,655 2,865 2,340 1,655

Tons.

Tons.

1 7/16 3,250 2.8 2.3 3,250

Tons. Tons.

1 1/2 2.1 3.7 3.0 2.1

1 9/16 2.7 4.6 3.8 2.7

1 5/8 3.3 5.7 4.7 3.3

1 3/4 4.8 8.3 6.7 4.8

1 7/5 6.5 11.2 9.2 6.5

1 8.5 14.7 12.0 8.5

1 1/8 10.0 17.3 14.2 10.0

1 1/4 12.4 21.4 17.5 12.4

1 3/8 15.0 25.9 21.1 15.0

1 1/2 17.8 30.8 25.2 17.8

1 5/8 20.9 36.2 29.5 20.9

1 3/4 24.2 52.0 34.3 24.2

1 7/8 27.6 47.9 39.1 27.6

2 31.6 54.8 44.8 31.6









APARATOS MECANICOS DE TRANSPORTE

Entre los numerosos dispositivos mecánicos utilizados para el transporte horizontal de cargas vamos a concentrarnos especialmente en los más frecuentes utilizados por la industria, como son: cintas transportadoras y carretillas automotores; otros, tales como los transportadores de hélice, de placas, de rodillos, de cadena, cables teleféricos y transporte por ferrocarril, tienen un uso limitado en la mayoría de las industrias o bien se pueden asimilar, en lo referente a normas de seguridad, a las demás máquinas en movimiento.

Transportadores por gravedad

El transporte por gravedad se realiza solamente hacia abajo, mencionándose, en primer término, las canaletas metálicas, que pueden ser rectas o helicoidales. Los ángulos pueden llegar hasta un máximo de 60º, al tratarse del transporte de sustancias pulverulentas.

Transportadores de cintas

En los transportadores de cinta portátiles, los ángulos de inclinación pueden llegar hasta 32°. Estos equipos se fabrican de 3 a 22 m. de largo y eventualmente más pequeños y más largos, cuando resulta imprescindible. Los transportadores móviles encuentran numerosas aplicaciones, para cuyo fin deben ser versátiles, siendo necesario a menudo transportar materiales en declives pronunciados que incluso pueden sobrepasar los 32° indicados antes como máximo.

Un transportador de cinta portátil inclinado puede apreciarse en las figuras. El bastidor metálico de una construcción muy resistente tiene una correa de tela y goma de diferentes anchos y provista con garras de retención manteniéndose así la capacidad de acarreo para diferentes inclinaciones. La parte superior de la cinta se desliza sobre rodillos triples y la inferior por rodillos guías simples. El rodado fijo o giratorio está equipado con neumáticos, y el mecanismo de elevación funciona con cable de acero a doble aparejo, provisto con enclavamiento automático.

En las figura se ha representado una aplicación típica del transportador de cinta móvil, en la carga y descarga rápida; para apilar y estibar ordenadamente paquetes; para acarrear y desplazar mercaderías de una planta a otra en un plazo corto y sin esfuerzos; y para realizar un transporte en forma horizontal para conectar a un transportador a cinta fijo o para el despacho directo.

Aparte de las cintas de goma suelen utilizarse también de cinta de acero los cuales están indicados especialmente para materiales muy duros, con aristas vivas y, sobre todo, calientes. Puede ser del tipo banda articulada, o bien formando una cadena plana.

El transportador de cinta está generalmente compuesto por una banda sin fin accionada por una polea motriz ubicada en un extremo, mientras en el otro se halla una polea de guía.

Generalmente se utilizan cintas de tela y goma, ya sea con mezcla de tejido o con inserciones de cables de acero, pero últimamente han hecho su aparición las bandas de elastómeros con cordeles de nylon. Las cintas se disponen planas o en forma de canal. En este último caso, se emplean tres rodillos portantes para abarcar el ancho de la cinta o banda, cabiendo señalar que se fabrican asimismo conjuntos de hasta cinco unidades.

El ángulo de inclinación de los rodillos portantes laterales debe indefectiblemente reunir dos requisitos. Primeramente, el ángulo no debe ser demasiado elevado para que la banda esté en contacto con el rodillo central en forma muy estrecha; además, dicho ángulo ha de ser el mayor posible, para obtener la máxima capacidad de acarreo, impidiéndose simultáneamente el rebose de los materiales transportados.

En el caso de que la base de la cinta transportadora fija esté inclinada o sea que forme un ángulo con la horizontal, el caudal de flujo teórico disminuye al aumentar dicho ángulo. La inclinación máxima posible de la cinta, depende de los pesos específicos de los diferentes materiales a transportar.





Cinta en forma de canal apoyada sobre un conjunto de tres rodillos, en estado vacío y cargado



Transportadores a cangilones suspendidos

Los transportadores de cangilones suspendidos o de recipientes basculantes, construidos de chapa de acero y soldados tienen una capacidad de 28 hasta 500 litros, están suspendidos en forma basculante y a intervalos regulares sobre ejes y entre dos ramales de cadenas articuladas continuas. Cada tramo está provisto de rodillos corredizos, con trochas de diferentes medidas, de acuerdo a la capacidad de materiales a transportar.

Su construcción es sencilla y ofrece una gran seguridad de funcionamiento, comodidad para la carga y descarga del material y, simultáneamente, un gasto reducido de funcionamiento y conservación; sin embargo, su elevado costo de instalación lo hace recomendables solamente para un volumen de materiales de transporte relativamente elevado.

Para garantizar una fuerza de transmisión tangencial efectiva de la polea motora sobre la cinta, esta última experimenta una determinada pretensión. La descarga del material se realiza a través de la polea impulsada del otro extremo o bien mediante desviadores con carritos descargadores.

Su empleo principal consiste en el transporte de materiales a granel en depósitos de toda índole, instalaciones alimentadoras de carbón, minas, industrias químicas y de productos alimenticios, etc., como también para el acarreo de bolsas, cajones, esqueletos, bultos, piezas individuales y grupos constructivos en producciones en serie. Las distancias de transporte varían desde decenas de metros hasta recorridos largos de cientos de kilómetros.

Las velocidades de acarreo oscilan entre 0,5 y 4 m/seg. y las capacidades de transporte van desde 12 m3/h hasta 1.060 m3/h, dependiendo del ancho de la cinta y su velocidad.



Cintas transportadoras

La cinta transportadora, ha generalizado su uso y se ha extendido su aplicación a gran número de productos, incluso a temperaturas que sobrepasan los 60ºC. Además, la longitud de los transportes realizados alcanzan en ocasiones a varios kilómetros.

Las razones de su éxito son la simplicidad, el fácil mantenimiento y sustitución y el gran avance técnico logrado en su fabricación. Por otra parte, con un mantenimiento preventivo adecuado, las cintas se mantienen años enteros en funcionamiento sin desmontar

Las instalaciones hechas con cintas transportadoras, recubiertas de caucho, pueden transportar los materiales más diversos: carbón, tierras, piedra caliza, cemento, minerales, etc.

Las bandas pueden ser de caucho con alma de cuerda de algodón, de tejidos sintéticos, de cables de acero, etc., permitiendo aumentar considerablemente la distancia a transportar. Se pueden conseguir longitudes diversas colocando sucesiones de bandas.

Las distancias verticales están limitadas por la pendiente, la que no debe excederse de un cierto valor límite, dependiendo, del material que se desea transportar. Varía de 15 a 25º en correa lisa, pudiendo ser mayor en el caso de que se coloquen unas aletas.

La tensión de la banda también hay que tenerla en cuenta, pues existen algunos límites que son función de la armadura de la banda. La banda transportadora puede servir de unión entre dos modos de transporte completamente distintos e independientes.

Estas instalaciones son fáciles de preparar: son flexibles, silenciosas y se adaptan con mucha facilidad a las condiciones más diversas, de fácil conservación.

Se las puede cargar y descargar en los diferentes puntos de recorrido y éstos, a su vez, pueden ser desplazados a voluntad.

Una instalación con banda transportadora se compone, esencialmente, de una cinta de caucho, sinfín, tendida entre dos tambores cilíndricos.

El movimiento de la correa se efectúa bien por un rodillo extremo o bien por la acción de rodillos intermedios.

El reglaje de la tensión de la cinta se efectúa de muy diversas formas: por contrapesos (gravedad), por tornillos sinfín, por cremalleras, etc.

Los rodillos de la parte superior, o rodillos de carga, sobre los que se desliza la cinta, van colocados en horizontal o en V, y tanto en un caso como en otro los rodillos pueden ser fraccionados. En el caso de la instalación en V, los rodillos irán convenientemente inclinados, para dar a la cinta la forma que se desee.

En la parte inferior, o retorno de la cinta, ésta también va apoyada, aunque los rodillos están más separados. Estos rodillos son generalmente rectos.

Las bandas destinadas al transporte deben ajustarse a las propiedades más variadas: deben resistir los esfuerzos transversales y longitudinales que resulten de la suma de su peso más el material a transportar.

Los rodillos se pueden clasificar en dos: Rodillos de carga y Rodillos de reenvíos.

Salvo casos muy especiales, los rodillos de reenvío son siempre cilíndricos, lisos, de una pieza o fraccionados, sea cual fuere el sistema.

Los transportadores de banda plana llevan rodillos de carga cilíndrica, cuya longitud es ligeramente superior a la anchura de la banda.

Para conseguir el curvado de la banda, para formar la artesa más profunda, se emplean trenes de rodillos inclinados.

Es muy interesante tener en cuenta que los bordes de los rodillos no deben presentar nunca aristas vivas.

Las bandas, en su recorrido, pasan por diversos tambores: de arrastre, de reenvío y de arrollamiento. Todos los tambores van montados sobre ejes que ruedan sobre rodamientos a bolas. Para conseguir la tensión de la banda necesaria para el transporte efectivo de materiales se dispondrán dispositivos reguladores que absorberán los alargamientos de la cinta y cualquier otro tipo de tensión.

El dispositivo más efectivo y de mayor utilización es el del tambor con contrapeso, el cual absorbe las variaciones de longitud haciendo uso de la fuerza de gravedad.



Descripción de los riesgos

Los riesgos son eléctricos, mecánicos y como consecuencia de actos peligrosos.

Riesgos:

a) De electrocución.

b) De caída por resbalamiento.

c) De caída por altura.

d) De aprisionamiento en engranes, reductores, tambores, rodillos, poleas y ejes.

e) De caída sobre una cinta y arrastre por ella.

f) De caída de la carga sobre el personal.

g) De caída de una tolva.

h) El correspondiente riesgo al polvo ambiental en determinados casos.



Puesta en marcha del transportador



Debe ser normalizada la puesta en marcha del transportador, y no puede ser hecha más que por el encargado de su vigilancia. Debe siempre ser advertida mediante señales acústicas audibles a todo lo largo del mismo.

La puesta en marcha de la instalación se hará con el aparato sonoro adecuado audible en todo el recorrido. Es conveniente establecer señales ópticas con indicación de puesta en servicio.

El encargado no debe proceder a la puesta en marcha más que cuando esté seguro de que puede hacerlo sin peligro. Ante una parada intempestiva debe, antes de reanudar su marcha, asegurarse de que nadie se encuentra en dificultades sobre o cerca del transportador que vigila.

En el caso de una detención para efectuar trabajos sobre el transportador éste no será puesto en marcha más que mediante orden expresa del encargado de los trabajos de reparación, que deberá asegurarse que puede hacerlo sin peligro.





Medidas de seguridad

Los mecanismos de los transportadores por cinta sinfín serán de suficiente resistencia para soportar con seguridad las cargas que con ellos se intente transportar.

Los transportadores elevados estarán provistos de pasillos o plataformas no menores de 450 mm. de ancho a lo largo de todo su recorrido y equipado con barandillas.

Los pisos y plataformas de trabajo en los lugares de carga y descarga se conservará en condiciones no resbaladizas.

Los pisos, las plataformas y los pasillos a largo de los transportadores serán conservados libres de derrames y de otros materiales.

Se dispondrá de drenaje apropiado en los pisos, alrededor de los transportadores, cuando el trabajo produzca derrame de agua o de otros líquidos que puedan originar riesgos.

Los pasillos estarán bien cuidados y limpios de todo el aceite o grasa que gotee de los mecanismos .

Cuando los operarios tengan que cruzar sobre las cintas y ello implique peligro se dispondrá de facilidades de cruce que garanticen el tránsito con seguridad.

A los operarios se les prohibirá pararse en las estructuras de los transportadores abiertos mientras carguen o renueven objetos.

Cuando los árboles, las correas y poleas estén colocados en sótanos o en cámaras usadas exclusivamente para los equipos de transmisión, deberán estar cerrado bajo llave durante todo el tiempo que la maquinaria esté en movimiento, a menos que se entre con autorización, se instalará una iluminación adecuada y el piso estará seco, firme y nivelado.

Cualquier parte de las poleas que esté expuesta a contacto deberá resguardarse completamente por medio de cubiertas.

Las poleas tensoras suspendidas de contrapeso serán de construcción sólida y estarán fijadas firmemente.

Siempre que sea posible se usarán correas sinfín; no se emplearán uniones de metal, ganchos o remaches.

Mientras las poleas estén en movimiento no se reemplazarán ni se permitirán que los operarios anden en las correas con las manos.

Los interruptores de mando eléctrico se situarán en posición tal que haga su excitación tan difícil como sea posible por el contacto inadvertido de personas u objetos.

Los interruptores de palancas horizontales no deberán emplearse. Si tales interruptores son empleados y están situados en posición tal que las personas o los objetos puedan entrar en contacto accidentalmente con la palanca, dicha palanca estará resguardada.

Se procurará por todos los medios que la puesta en marcha de la instalación se haga por medio de "botones de arranque". Estos botones estarán embutidos o protegidos de otra manera contra contacto inadvertido y no serán colocados con la cabeza hacia arriba, a menos que dicha cabeza esté cubierta fuertemente.

Si se produce atasco en las tolvas por adherencia de los materiales manejados el desencolado se hará con la instalación parada y enclavada con conocimiento del personal responsable y en presencia del mando correspondiente, provisto de escalera y cinturón de seguridad. Debe establecerse un cable de parada de emergencia a la altura de la cinta y en todo el recorrido al alcance del personal para parar la instalación o se disponga de unas instalaciones eléctricas con pulsadores de parada de trecho en trecho y garantía de que no se vuelva a poner en marcha desde otro punto distinto.

Cuando los transportadores que no estén enteramente cubiertos crucen sobre lugares donde los operarios estén trabajando o puedan circular se dispondrá de una plancha o pantalla de resguardo para recoger el material que pueda caer de los transportadores y que en muchas ocasiones ha sido causa de accidente.

El mantenimiento y las reparaciones se harán con la instalación parada, con garantías de que no será puesta en funcionamiento más que de previo acuerdo con el equipo reparador.

Se prohibirá situarse sobre cintas en marcha o apoyarse sobre ellas. No se apoyarán sobre las cintas, equipos, herramientas o materiales.

Si se produce un descentramiento o irregularidad en la marcha de la cinta, se debe parar para corregirlo.

Las cintas no deben sobrecargarse.

Los transportadores cerrados, usados para conducir materiales combustibles de naturaleza explosiva, estarán provistos de respiraderos de seguridad, dirigidos lo más directamente que sea posible hacia el aire exterior y sin conexión alguna a chimeneas, tubos, respiradores u otros elementos usados para otros fines.

Los transportadores impulsados mecánicamente estarán provistos, en las estaciones de carga y descarga, en los extremos de impulsión y retorno y en otros lugares convenientes y frecuentes, de dispositivos de parada para detener la maquinaria del trasportador en caso de emergencia.

Los transportadores que conduzcan cargas hacia arriba, en planos inclinados, estarán provistos de dispositivos mecánicos que eviten que la máquina funcione hacia atrás y conduzca el material hacia el punto de carga, en el caso en que se corte la fuerza motriz.

Cuando dos o más transportadores funcionen conjuntamente los dispositivos de control estarán dispuestos de tal forma que ningún transportador alimente a otro que esté parado.

Cuando el material se cargue a mano en los transportadores estando en movimiento la velocidad de éstos será lo suficientemente lenta para permitir a los operarios el tiempo necesario para colocar el material en su posición sin que ellos pierdan el equilibrio y de tal manera que no proyecte de forma peligrosa sobre los lados del transportador o pueda caerse.

Siempre que sea factible, los transportadores para conducir cemento, arena, granos u otro material similar estarán provistos de tolvas u otros dispositivos de alimentación.

Cuando los transportadores se extiendan a puntos que no sean visibles, desde los puestos de control, estarán equipados con timbres, silbatos o señales luminosas para ser usados por los operarios antes de poner en marcha la instalación, para evitar accidentes a los demás operarios que pudieran encontrarse en lugares de peligro.

Los equipos transportadores estarán provistos de engrase automáticos y continuos o con instalaciones para lubricar, arreglados de tal forma que el aceitado y engrasado puedan efectuarse sin que los engrasadores estén en proximidad peligrosa de las partes móviles.

A los operarios les está prohibido intentar ajustar o reparar los equipos de los transportadores sin que previamente se haya detenido la maquinaria, fijen las palancas de arranque o coloquen los conmutadores de control en su posición de "desconectado".

Los transportadores estarán provistos de resguardos en los puntos de contacto de las correas con los tambores y los resguardos se extenderán hasta un metro del tambor.

Cuando se empleen tolvas móviles para alimentar de materia a los transportadores de correa dichas tolvas serán fijadas segura y rígidamente en sus lugares.

Los transportadores de correa que conduzcan material que pueda adherirse a los tambores o poleas finales deberán estar equipados con rascadores fijos o cepillos giratorios para eliminar los depósitos y evitar el peligro de la limpieza a mano de los tambores o poleas mientras las correas están en movimiento.

Es absolutamente necesario que las cintas y rodillos de las instalaciones se limpien cuando están completamente paradas, no habiendo nada que justifique hacerlo en marcha.

Está prohibido para cintas o correas el frenado con las manos o con cualquier herramienta; siempre se dejará que paren por sí solas.

No utilizar las cintas transportadoras como medio de transporte humano.

RECIPIENTES PARA EL TRANSPORTE Y ALMACENAMIENTO DE

MATERIALES SÓLIDOS



Los sólidos pueden almacenarse en silos o en recipientes portátiles.



Cuando va a instalarse un silo, será necesario inspeccionar la estructura donde éste va a ser ubicado para asegurarse de que tenga una resistencia mecánica suficiente.



Los sólidos varían en peso por unidad, los más densos producen materiales de alto peso.



En la abertura de los silos de almacenamiento se pueden instalar dispositivos especiales como vibradores, cuya finalidad es la de mantener la corriente del material sin necesitar que un trabajador entre al depósito para aflojar los taponamientos.

También pueden utilizarse herramientas largas.



Las caídas en los silos abiertos pueden ser causa de accidentes graves. Las aberturas a nivel del piso, o a 5 cm de éstas, deberán ser resguardadas con barandillas reglamentarias. También deben cubrirse con rejillas, alambre tejido o barras paralelas.



Entre otros procedimientos que han de seguirse cuando se almacenan sólidos peligrosos, se incluye la revisión de los silos vacíos para asegurarse de que haya una suficiente cantidad de oxígeno, antes de pedir que alguien entre a éstos. Será necesario considerar el uso de cuerdas salvavidas, arneses de seguridad y efectuar un control del polvo ambiente.



Cuando se trabaja con combustibles sólidos, el polvo contenido en el aire debe estar por debajo del límite explosivo del material que está almacenado.

Deben eliminarse todas las fuentes de ignición que pueda haber en el lugar.



La electricidad estática puede controlarse manteniendo la humedad relativa entre un 60 y un 70%, instalando toma a tierras y colectores de estática, usando escobillas como así también correas y revestimientos conductores.

Los depósitos metálicos deberán tener descarga a tierra a través de la estructura de la cinta transportadora.



Entre otras medidas de protección contra incendios se incluyen la instalación de rociadores automáticos, la extinción con gas inerte, la instalación de dispositivos de alivio para explosión y la inundación total del lugar con gases inertes.





Recipientes portátiles

Las normas generales que se aplican al almacenamiento y manipulación de recipientes de líquidos inflamables son también de aplicación a los materiales sólidos. Es necesario controlar los polvos como así también el manejo adecuado de los sacos de papel. En algunos casos es necesario instalar campanas de aspiración como así también equipos de protección para evitar cortaduras con las cuchillas con que se abren los sacos de papel.



















AUTOELEVADORES

Son menos peligrosos por sí mismos, que por las fallas o defectos de las personas que las conducen. En consecuencia, debe ser confiada a un conductor experto, quien será responsable de su utilización, el cual habrá superado un examen de aptitudes físicas y de conocimiento y manipulación del vehículo.

Además, se deberán cumplir con exactitud las siguientes reglas básicas:

No sobrepasará la carga máxima. Se cumplirá el cuadro de cargas admisibles.

No se aumentará bajo ningún pretexto el valor de contrapeso, con el fin de elevar cargas superiores a las admisibles.

La utilización simultánea de dos carretillas para transportar cargas pesadas o voluminosas es una maniobra peligrosa que necesita precauciones particulares. No debe ser efectuada más que excepcionalmente y en presencia de un mando responsable.

Antes de elevar una carga hay que asegurarse de que las plataformas, palas y horquillas son apropiadas al objeto que se ha de elevar y pueden soportarlo.

Si existe riesgo de que la carga pueda caer sobre el conductor del vehículo deberá tener cabina protectora.

La carga de combustible o de la batería debe hacerse en condiciones de seguridad, prohibiéndose en ambos casos fumar o encender fuegos en las proximidades del punto de carga.



Las cargas nunca deben transportarse a una altura mayor de 15 cm. del suelo y con el soporte de las horquillas inclinado hacia atrás lo más posible. En vacío, las horquillas se llevarán a esta misma altura.

El descenso de pendientes deberá hacerse marcha atrás y a velocidad lenta.

Para colocar una carga en un lugar elevado se acercará la carretilla hasta ponerse frente a él, estando la carga en posición de transporte.

Una vez que la carga esté a la altura necesaria, se adelantará la horquilla lo más posible y después se inclinará el soporte de las horquillas ligeramente hacia adelante, hasta que la carga esté en posición.



DETALLES

Los elevadores a horquillas o plataforma constituyen, los dispositivos con más desarrollo en los últimos años, existiendo actualmente un modelo para cada necesidad en lo que al manejo y transporte materiales se refiere. Las características técnicas revisten gran significación, ya que los gastos de manejo de los materiales inciden pesadamente sobre los costos y, por lo tanto, debe tratarse de reducirlos a un mínimo.

a) Al apilar bultos hasta una altura determinada, la horquilla debe sobrepasar la base de los mismos en por lo menos 15 a 20 cm, para poder acomodar eventualmente el espesor de las paletas. Naturalmente, es preciso cerciorarse de que la altura general del autoelevador con el mástil extendido al máximo, no sea mayor que la altura libre del local o de las obstrucciones que tenga, por ejemplo, vigas, etcétera.

b) Al calcular la capacidad de carga real, se ha de considerar el peso máximo de las mercancías a transportarse, el recipiente que las contiene y el o los dispositivos adicionales que pudieran requerirse. En este caso, se elige un elevador con poco más de capacidad (alrededor de un 10 al 15 %) de la necesaria, para disponer de un cierto margen que permita aceptar variaciones moderadas de peso dentro de lo previsto.

El peso de la carga no debe exceder la carga máxima admisible. Desde luego que debe ser reducida la capacidad de carga del autoelevador, si se aumenta la altura máxima de izada del vehículo.

c) Deben inspeccionarse todas las rutas por donde pasará el vehículo, verificando sus eventuales limitaciones, tanto en lo que hace a la estrechez, como a la altura. En este último caso, el mástil retraído y el resguardo de la cabina del operario deben pasar muy holgadamente por debajo de estas obstrucciones. Se menciona aquí la expresión "izada libre": la misma representa la distancia a que las horquillas pueden elevarse sin extender el mástil. Asimismo, las carretillas deben operar con pocas maniobras para acomodar las cargas, evitándose así las sacudidas de las mismas, averías a los productos en estantes, frenajes excesivos, deterioros al piso e incluso los peligros en la estabilidad del vehículo.

d) Para elegir la fuerza impulsora apropiada, es menester tener en cuenta las condiciones del ambiente donde deben actuar y los peligros inherentes para el personal o los productos. Así, los motores a nafta, si bien su costo inicial es más bajo, no siempre resultan convenientes por los gases de escape que producen. Los mismos inconvenientes, pero tal vez en menor escala, presentan también los motores a gas licuado de petróleo y los diesel. Estos últimos se caracterizan por su costo de operación más bajo.

Si es preciso evitar la contaminación de la atmósfera respirable en ambientes confinados, corresponde emplear autoelevadores eléctricos. La inspección del lugar de trabajo debe incluir la medición de las pendientes, comparando los valores obtenidos con las especificaciones de los fabricantes y verificando la posibilidad de que puedan vencerse las rampas más pronunciadas existentes. En este sentido, los vehículos eléctricos resultan inferiores a las unidades impulsadas mediante motores a nafta o diesel.

f) Asimismo, debe determinarse el límite de sobrecarga que pueden soportar los pisos, teniendo en cuenta naturalmente el peso máximo total (vehículo, carga y operador), empleando, desde luego, el tipo de neumático más apropiado a dicho peso y terrenos a transitar.

g) La velocidad óptima depende de la configuración del terreno, limitaciones de espacio, la manera en que se manejan y aten las cargas y la susceptibilidad a averías de las mismas.

h) Los operadores pueden ir sentados o parados en las unidades o estar fuera de las mismas. En el primer caso, el operario maniobra mejor los pedales de control, obteniéndose así mayor producción y elevada seguridad; al ir parado, la única ventaja consiste en subir y bajar con más rapidez. Asimismo, conviene que el operador esté sentado sobre la máquina, en especial en trabajos continuos de larga duración y a menudo sobre largas distancias, con cargas relativamente altas y pesadas. Los tipos sin operador montado, se presentan para recorridas cortas, bajas velocidades y/o cuando la configuración edilicia lo hacen imprescindibles.

La eficiencia del manipuleo puede elevarse eligiendo los aditamentos más apropiados para reducir las operaciones, limitar el personal de operación y minimizar las averías ya sean en los productos a transportar como también en el propio autoelevador. Simultáneamente, se ha de tener en cuenta los contenedores clásicos de los materiales que resulten más prácticos, ya sean paletas, tarimas, etc.

Los mencionados dispositivos adicionales, por lo general intercambiables y de accionamiento hidráulico, aumentan considerablemente la adaptabilidad de los autoelevadores en el manipuleo y acarreo de cargas y, por lo tanto, su eficiencia, reduciendo asimismo a un mínimo el número de operaciones necesarias y ayudando, a la vez a resolver los problemas correspondientes a locales estrechos u otras anomalías en la configuración edilicia de los mismos Entre la gran cantidad de aditamentos utilizados se muestran catorce ejemplos típicos en la Figura 23.

Asimismo, merecen destacarse los dispositivos adicionales de protección para resguardar al operario de posibles accidentes al producirse la caída de algún bulto durante el trabajo apilado, aparte también las cabinas integrales que amparan al conductor contra las inclemencias del tiempo.



ASCENSORES Y MONTACARGAS



La construcción, instalación y mantenimiento de los ascensores para el personal y de los montacargas reunirán los requisitos y condiciones máximas de seguridad, no excediéndose en ningún caso las cargas máximas admisibles, establecidas por el fabricante.



Las exigencias mínimas de seguridad serán:

1. Todas las puertas exteriores, tanto de operación automática como manual, deberán contar con cerraduras electromecánicas cuyo accionamiento sea el siguiente:

a) La traba mecánica impedirá la apertura de la puerta cuando la cabina no esté en ese piso.

b) La traba eléctrica provocará la detención instantánea en caso de apertura de puerta.

2. Todas las puertas interiores o de cabina, tanto de operación automática como manual, deberán poseer un contacto eléctrico que provoque la detención instantánea del ascensor o montacarga en caso de que la puerta se abra más de 0,025 m.

3. Para casos de emergencia, todas las instalaciones con puertas automáticas deberán contar con un mecanismo de apertura manual operable desde el exterior mediante una Ilave especial.

4. Todos las ascensores y montacargas deberán contar con interruptores de límite de carrera que impidan que continúe su viaje después de los pisos extremos.

Estos Iímites lo harán detener instantáneamente a una distancia del piso tal, que los pasajeros puedan abrir las puertas manualmente y descender normalmente.

5. Todos los ascensores y los montacargas deberán tener sistemas que provoquen su detención instantánea y trabado contra las guías en caso en que las cabinas tome velocidad descendiente excesiva, equivalente al 40 a 50 % más de su velocidad nominal, debido a fallas en el motor, corte de cables de tracción u otras causas.

Estos sistemas de detención instantánea poseerán interruptores eléctricos, que cortarán la fuerza motriz antes de preceder al frenado mecánico descrito.

6. En el interior de los ascensores y en los montacargas se deberá tener un dispositivo cuya operación provocará su detención instantánea.

7. En ascensores y montacargas deberá indicarse en forma destacada y legible la cantidad de pasajeros que puede transportar o la carga máxima admisible, respectivamente.

8. En caso de que los ascensores cuenten con células fotoeléctricas para reapertura automática de puertas, los circuitos de este sistema deberán impedir que estas permanezcan abiertas indefinidamente, en caso en que se interponga humo entre el receptor y el emisor.

9. Deberá impedirse que conductores eléctricos ajenos al funcionamiento se pasen por adentro del pasadizo o hueco.

10. La sala de máquinas deberá estar libre de objetos almacenados, debido al riesgo de incendios provocados por los arcos voltaicos y dispondrá de matafuego adecuado.

11. Los ascensores con puertas automáticas deberán tener algún medio de intercomunicación.











Instalaciones y Componentes

SALA DE MAQUINAS

La sala de máquinas se encuentra en la parte superior de la instalación, deberá estar libre de

objetos almacenados, debido al riesgo de incendios provocados por los arcos voltaicos

dispondrá de matafuego tipo BC.

POLEA TENSORA

Cuando la velocidad es mayor a la prevista ayuda tensar el cable de acero en el que esta el

paracaídas

CABLES DE ACERO

Sostiene la cabina

REGULADOR DE VELOCIDAD

Acciona el paracaídas al pasar la velocidad establecida. Del 40 % del valor nominal

hasta 1 m / seg., de 1 a 1,5 m/ seg. el 30 % de Vn, de 1,5 a 3,5 m / seg. 25 % de Vn.

CERRADURAS ELECTROMECANICAS

La traba mecánica impedirá la apertura de la puerta cuando el ascensor no esté en ese piso.

La traba eléctrica provocará la detención instantánea en caso de apertura de puerta.

CABLE DE ACERO DEL REGULADOR

Une el regulador con la polea tensora.

BOTONERAS DEL OPERARIO

Se deben encontrar funcionando correctamente los botones de emergencia y parada, además

de la alarma de emergencia y de la celda fotoeléctrica.

PARACAIDAS

Cuando el cable se tensa muerde la guía deteniendo la cabina

CONTRAPESO

Es un elemento de balanceo reduciendo el esfuerzo del motor; lingotes de metal sobre una

armadura de acero; debidamente ajustados a las guías.

Peso Contrapeso = Peso de la CABINA + 50% Carga máxima

PARAGOLPES

Frenan el impacto de la cabina en caso de caída libre

INTERRUPTORES DE FINAL DE CARRERA

Corta el circuito de maniobras y la fuerza electromotriz antes que la cabina, por algún

desperfecto toque el subsuelo o llegue a la sala de maquinas.

PANTALLAS GUARDAPIES

Entre la cabina y la caja del equipo (hueco)

IDENTIFICAR

Carga máxima en montacargas, y agregar en caso de ascensores la cantidad de personas

PUESTAS A TIERRA

De todas las masas y de la instalación eléctrica.



PREGUNTAS DE LA UNIDAD 3

1- MEDIDAS PREVIAS DE SEGURIDAD A CONSIDERAR EN EL MOVIMIENTO MANUAL

2- TÉCNICA DEL LEVANTAMIENTO MANUAL DE CARGAS

3- GANCHOS DE ACERO, CUERDAS, CABLES Y CADENAS

CARACTERÍSTICAS DE CADA UNO, CONDICIONES DE ACEPTACIÓN Y RECHAZO

4- AUTOELEVADORES,

ELEMENTOS DE SEGURIDAD Y CONDICIONES SEGURAS EN EL MANEJO DE CARGAS

5- TRANSPORTADORES, DE BANDA Y RODILLOS

ELEMENTOS DE SEGURIDAD Y CONDICIONES SEGURAS EN EL MANEJO DE CARGAS

6- MONTACARGAS,

ELEMENTOS DE SEGURIDAD Y CONDICIONES SEGURAS EN EL MANEJO DE CARGAS